EL TEMPLO DE ATON EN KARNAK

EL TEMPLO DE ATON EN KARNAK

El rey Amenofis IV, que más tarde cambiaría su nombre por el Akhenatón renegaría del dios Amón y demás dioses unidos a él, poco tiempo después de ser coronado rey. Construyó diversos templos en honor a su dios Atón, situándolos al este del templo de Amón en Karnak. La arquitectura de los templos sería diferente, ya que el dios Atón se manifestaba en el sol, representándose como el disco solar, cuyos rayos terminaban en la forma de manos humanas. Por esta razón sus edificios no estaban cerrados, sino que eran patios abiertos sin imágenes del dios, sino altares como lugares de culto. Uno de esos santuarios era donde estaba colocada la piedra Ben-Ben, una piedra con forma de estela que se consideraba desde tiempos remotos como símbolo de la fuerza creadora del sol. El templo principal de Atón en Karnak se llamaba Gem-pa-Atón "encuentro de Atón" referencia al encuentro del rey con el sol del amanecer. De este templo solamente se pueden contemplar algunos restos de los cimientos, ya que fue mandado derribar por los reyes sucesores. Son decenas de millares de pequeños bloques con relieves y fragmentos de estatuas los que existen de este rey, gracias a que fueron utilizados como relleno en la construcción de templos posteriores y sobre todo en la construcción de algunos pilónos de la ciudad de Karnak, conservándose incluso la pintura original. El templo de Atón estaba orientado hacia el este y ocupaba una extensión aproximada de 130 por 200 metros. Constituido por un patio de forma rectangular, cuyo interior estaba rodeado de pasillos circulares porticados, que rodeaban el altar. Delante de los pilares había estatuas de 5 metros de altura, representando al rey con vestido ceremonial y entre sus manos cruzadas sostenía el cetro y el flagelo. Las figuras de rasgos afeminados eran características de este rey. Las decoraciones de las paredes del templo fueron ejecutadas en relieve rehundido. La iconografía representa un nuevo diseño de termas y detalles desconocidos hasta entonces. La gran cantidad de motivos y formas impusieron un formato de representación pequeño.

PAG. ATRAS