KV7

TUMBA REALIZADA PARA CONTENER LOS RESTOS DEL FARAON RAMSÉS II - KV 7

HISTORIA

La tumba de uno de los faraones más conocidos del antiguo Egipto, permanecen aun sin ser excavada en su totalidad, sí bien durante la campaña de excavaciones realizada por él arqueólogo Harry Burton entre 1913-1914 consiguió, al parecer penetrar en ella, tras salvar un acceso difícil debido a la gran cantidad de escombros con que la habían rellenado, el mobiliario y los posibles tesoros existentes en ella habían sido robados o bien transferidos en la antigüedad tardía. Según K. A. Kitchen, se descendía por un corredor correspondiente a los cuatro “pasos del dios”; venía luego una sala donde él Faraón se encontraba con las divinidades y donde se celebraban algunos ritos sobre la momia, luego la sala donde estaban depositados los carros reales. El recorrido proseguía por un nuevo corredor cuyos muros mostraban los ritos de la “apertura de la boca”; concluía en la “sala de la Regla” él Faraón era reconocido como justo por el tribunal del otro mundo. Esta “sala de la Regla” marcaba un cambio de eje, en ángulo recto; una estrecha puerta daba acceso a la “morada del oro”, de ocho columnas, que daba a varias estancias pequeñas, un “lugar de plenitud de las divinidades” y la “sala de los que responden”, encargados de los trabajos de construcción en la eternidad. En el centro de la “morada del oro” se hallaba el imponente sarcófago del rey. No existe publicación o estudio alguno que pueda describir una decoración esculpida o pintada cuyo esplendor puede imaginarse. Se sabe que Ramsés hizo inscribir en las paredes pasajes de todas las grades colecciones llamadas “funerarias” ; su tumba aparecía como una suma teológica en la que estaba presente el conjunto de las fórmulas de resurrección. La momia de Ramsés II fue sacada de su tumba en el año 25 de Ramsés XI, el sumo sacerdote Herihor hizo que la sacaran del Sarcófago, por las amenazas de los desvalijadores, y la colocó En la tumba de Seti I. Cuando ésta estuvo amenazada, la momia de Ramsés II fue trasladada al escondrijo de Deir el-Bahari, bajo la protección del sumo sacerdote Pinedjem, donde permanecería hasta el siglo XiX, que fue trasladada al Museo de El Cairo donde fue expuesta al publico durante un tiempo. Tras el cierre de la sala de las momias reales, se detectó que la momia había sido atascada por una serie de criptógamas, por lo que se tomo la decisión de enviar la momia de Ramsés II a la ciudad de Paris, donde llegaría en el mes de Septiembre de 1976 con el fin de ser examinada y tratada, tras siete meses de tratamiento, regresó a Egipto. Los médicos que trataron a tan ilustre paciente, advirtieron que Ramsés II sufría de espondilartrosis y arterioesclerosis; en el Tórax estaba el corazón, la nariz había sido remodelada y se habían introducido granos de pimienta en el abdomen, la garganta y la nariz. Muchos otros detalles, como la coloración rojiza de los cabellos, se deben a un atento estudio.

RET. VALLE DE LOS REYES